Jorge Fiszer
 
Nuestra mente es como un paracaídas, solamente funciona cuando se abre.
Editorial

Hola. Este es nuestro séptimo boletín de novedades, el medio de comunicación quincenal con personas que se interesan en los temas vinculados a las inteligencias.

Sí, inteligencias en plural porque ya no podemos referirnos a “la inteligencia humana” como si ésta fuera una sola. Nos interesa analizar la inteligencia “racional” en sus múltiples presentaciones –lógica, lingüística, espacial, artística, musical, kinestésica, intrapersonal e interpersonal- la inteligencia “emocional” y la inteligencia “espiritual”. Nada más, ni nada menos.

Nuestra gran sorpresa en estos días, ha sido la masiva participación de los lectores con relación a nuestro ejercicio de las bolitas blancas y negras publicado en el boletín anterior. Cada vez son más y cada vez aciertan en porcentajes más amplios. En este caso, acertaron casi el 93% de los que enviaron sus respuestas. Felicitaciones, una vez más, a todos.

Algunos nos han solicitado que publiquemos las respuestas correctas de los ejercicios anteriores. Pues bien, eso no lo haremos pues creemos que está en contra de nuestros objetivos. Los ejercicios, acertijos, enigmas, etc., que publicamos en cada boletín no son simples “juegos de ingenio”. Se trata de herramientas para el desarrollo de las habilidades del pensamiento. Estamos dispuestos a ayudar a quienes lo requieran enviando pistas, detalles pequeños y algunos consejos para resolver cada ejercicio.

No dudes en compartir cualquier inquietud. Puedes escribirnos a: info@mental-gym.com

Noticias

Taller de Oratoria Avanzada en el Centro Argentino de Ingenieros. Cuatro clases,  los días 7, 9, 14 y 16 de noviembre en el horario de 18:30 a 21:00 h. El curso está dirigido a personas que deban presentar en público sus ideas, informes, clases, etc.   Los interesados en obtener información sobre el mismo, deberán llamar al 4811-2179 o enviar un mail a: eventos@cai.org.ar  

Capacitación Corporativa. Los diferentes programas de capacitación ofrecidos bajo la modalidad presencial in-company – ver:  www.Mental-Gym.com/cursos.htm - han tenido un sostenido crecimiento durante 2005. Trabajamos para algunas de las más importantes empresas y organizaciones de varios países de América Latina. Ver: www.Mental-Gym.com/clientes.htm

Gestión Cognitiva por e-learning. Con la utilización de una poderosa plataforma de educación a distancia vía Internet, nuestro Equipo de Contenidos dirigido por el Dr. Jorge Fiszer, se encuentra trabajando en el diseño y construcción de varios cursos bajo la modalidad e-learning mediante la cual podrán ser aprovechados los contenidos de Mental Gym y Aprender a Aprender® sin necesidad de asistir a clases presenciales. En una primera etapa, estarán disponibles los cursos Lectura Dinámica Comprensiva, Estrategias de Memoria y Concentración, Gestión del Aprendizaje, Desarrollo de Habilidades del Pensamiento, Inteligencia Emocional y Oratoria Práctica para Presentaciones Efectivas

Para pensar

Sobre un muro de diez metros de altura hay una jugosa manzana. En el suelo, un gusano la ve y decide llegar hasta la tentadora fruta. Con enorme esfuerzo, el bichito sube dos metros durante todo el día; al dormirse por la noche, resbala y retrocede un metro. A la mañana siguiente continúa el ascenso y escala otros dos metros hasta quedarse dormido. Durante el sueño resbala y retrocede un metro. Así ocurre todos los días y todas las noches hasta que consigue llegar a su objetivo.
¿Cuántos días necesitará el gusano para alcanzar la manzana?

(Gracias Verónica Suárez de Mendoza, Argentina)


Enviá tu respuesta a ejercicios@mental-gym.com

Agradeceremos a nuestros lectores que nos envíen nuevos desafíos para incorporarlos en los próximos boletines. Felicitamos a todos los que acertaron el ejercicio del Boletín anterior:

Ada Zanier, Alejandro Vidal, Alex Tozzini, Anisi Román, Antonella Zanier, Antonio Santo, Bárbara Gedacht, Silvia Barrero, Federico Cámara Guillet, Celina Pierani, Clara Soldani, Ariel Mendoza, Adrián Guillermo Gaset, Iván Vincenti Rojas, Raúl Repiso, Deborah Resnik, Erica Yasmina Báez Lacasta, Francisco Iurcovich, Graciela Isern, GSP – G, Pereyra, Juan Manuel Gentile, Horacio Castillo, Ing. Juan Trigo, Lady Mariu – Mariana, Gustavo Lehmann, Lic. Leonardo Covacich, Marcos Garcetti,  Mariano Elías, Matías Medaglia, Mariana Matranga, Patricio González, Roberto Grünberg, Edgardo de la Rosa, Verónica Conte, Vivian Peisojovich y Nancy Mansilla.

Artículo de interés

Control de las Muletillas en Oratoria
Autor: Jorge Fiszer

Introducción
El tema que nos ocupa en esta clase representa uno de los vicios más desagradables y generalizados en los oradores sin capacitación suficiente. En realidad, son resultado de una falencia en la fluidez del lenguaje, por lo general motivada por la falta de un vocabulario rico y variado.

Al no encontrar la palabra adecuada para expresar un concepto, sustituye aquel término por una expresión carente de sentido lógico en el contexto de la frase. Estas expresiones reciben el nombre genérico de MULETILLAS tal vez por su parecido a las muletas que utiliza una persona con locomoción limitada para poder caminar.
Afirmamos que son desagradables, pues constituyen un elemento extraño dentro del discurso. Cubren baches y huecos producidos por la ausencia de la palabra justa para la frase que se está expresando en ese momento. Las muletillas más frecuentes son:
Este, ehm, ¿está claro?, eh, es decir, ¿no?, o sea, entonces, y, bueno, ¿sí?, ¿me explico?, ¿se entiende?, ¿entienden?, claro...

Observamos y destacamos el detalle de que casi todas estas palabras utilizadas como muletillas poseen un significado en castellano. Por eso afirmamos que la palabra se transforma en muletilla NO POR SU SIGNIFICADO sino por SU SENTIDO. No está mal preguntar al público ¿está claro? Lo malo es preguntarlo todo el tiempo. Después de cada afirmación, de cada frase. Casi todas las muletillas, utilizadas dentro de un contexto coherente, son palabras como cualquier otra. 

Cómo actuar para corregirlas
Si bien es fundamental la toma de conciencia por parte del orador, evidentemente ésta no alcanza para solucionar el problema. Una persona puede saber perfectamente que posee el vicio de fumar y que esto lo perjudica y daña su salud, y sin embargo es capaz de seguir fumando.

Es que para eliminar las muletillas, debemos conocer y utilizar técnicas y estrategias estudiadas durante décadas y puestas en práctica por decenas de miles de estudiantes de oratoria en los centros de capacitación especializados más importantes del mundo.
Enriquecer el vocabulario. Dado que las muletillas funcionan a modo de tapón para cubrir baches y huecos en la fluidez del lenguaje, la solución más profunda y que ataca las causas del vicio, es aumentar el vocabulario que se utiliza en el lenguaje coloquial. Lamentablemente, observamos que en el arte de la conversación cada vez el lenguaje es más reducido y pobre en los recursos utilizados. Sin entrar en el análisis de las causas que han llevado a esta realidad tan triste, el hecho es que cada generación reduce un poco más la cantidad de palabras que hereda de la generación anterior.

Como soluciones y estrategias para enriquecer el vocabulario, sugerimos por una parte cultivar el hábito de la lectura. Desde el periódico como lectura diaria obligada, hasta libros clásicos de la literatura universal, pasando por novelas, cuentos, poesías, etc. Es conveniente que nosotros enfaticemos la lectura de autores españoles y latinoamericanos, así como en las escuelas inglesas de oratoria enfatizan la lectura de los autores de dicha lengua.
La otra forma conocida es escuchar atentamente a buenos oradores contemporáneos y tratar de afinar la atención en los recursos retóricos y de vocabulario que ellos utilizan. También es positivo asumir un papel crítico buscando captar errores, vicios, muletillas y defectos en discursos de los buenos oradores. Un método tradicional en las mejores escuelas de oratoria europeas, es leer en voz alta discursos de los grandes oradores de toda la historia. En las buenas librerías se pueden encontrar textos con recopilaciones de los discursos más importantes de los mayores oradores de todos los tiempos.

Cultivar las pausas. Si durante la alocución el orador no encontrara la palabra justa que debería pronunciar, sería mejor que hiciera una pausa de algunos segundos en lugar de pronunciar una muletilla. Las pausas constituyen un elemento interesante durante una presentación. No sólo para sustituir una muletilla, sino además porque producen un cierto suspenso y expectiva en lo que continúa después. Recordemos que siempre es mejor una pausa que una muletilla.

Usted recibe el Boletín de Mental Gym por estar suscripto al mismo. Si recibió una copia de recomendación y quiere seguir recibiéndolo gratuitamente en su casilla de correo electrónico haga click en SUSCRIBIR.
Si no desea recibir más este boletín, haga click en REMOVER
.